03/09/2014, 00.00
IRAK
Enviar a un amigo

Arzobispo de Mosul: Las decapitaciones islamistas, barbarie y miedo por las derrotas

Comentando el asesinato del periodista Usa, Sotloff, mons. Nona afirma que "no es u hecho excepcional" para personas que no conocen el "valor de la vida humana". No se trata de "un hecho de guerra, sino de un gesto brutal". Entre las minorías perseguidas tentativos de colaboración, pero la dispersión geográfica permanece como un obstáculo. Para los evacuados el problema es el alojamiento.

Bagdad (AsiaNews)- "Matar a una persona en un modo tan brutal no es humano, en el S. XXI no es posible asistir aún a este tipo de asesinatos, tan tristes y bárbaros". Es cuánto cuenta a AsiaNews monseñor Emil Shimoun Nona, arzobispo caldeo de Mosul, en el norte de Irak, comentando la ejecución del periodista americano Stefen Sotloff. Los estados Unidos y Gran Bretaña han confirmado que la filmación difundida ayer por los milicianos (que tiene por título: "Un segundo mensaje para América"), con las imágenes de la decapitación del reportero, son "auténticas". El prelado agrega que "no estamos frente a actos excepcionales", porque para las milicias del Ejército islámico (EI) esta modalidad de obrar "es una cosa normal", basta recordar "lo que hicieron a nuestros cristianos [iraquíes] y a las otras minorías. No piensan en las otras personas, no tienen en cuenta el valor de la vida humana".

Steve Sotloff, de 31 años, era un freelance y había trabajado para Times, Foreign Policy, World Affaires Journal y el Christian Science Monitor. Él es el segundo periodista asesinado en ese modo brutal por las milicias islámicas, después de la muerte del colega James Foley. Comentando la dramática suerte del pariente, un portavoz de la familia Sotloff habló de "horrible tragedia" y de un "luto privado", pidiendo respeto de la "privacidad en este tiempo tan difícil".

Mons. Nona fue el primero en lanzar la alarma sobre el peligro puesto por la avanzada de los islamistas después de la conquista de Mosul, donde unas 500 mil personas-cristianos y musulmanes- huyeron a principios de junio y donde fue fundado un Califato e impuesto la sharía (ley islámica). Para el obispo el gesto de la decapitación de Sotloff "no es un acto de guerra", sino un "asesinato bárbaro" contra personas inocentes, que tiene la sola culpa de "pertenecer a otras religiones, o pensar en modo diverso". Él subraya varias veces: "no se trata de un acto de guerra, sino de un gesto bárbaro y brutal".

Mons. Nona afirma que las decapitaciones y la difusión en la Redes de las imágenes son "índice de la modalidad de obrar" de los milicianos, pero, al mismo tiempo una señal "de miedo" y de "debilidad" frente a los ataques aéreos y los bombardeos estadounidenses, que frenaron la avanzada. "Estos gestos brutales-continúa- no son amenazas, sino el "modus operandi" en el campo: cuando controlan un pedazo de tierra, o las personas sometidas se vuelven como ellos, la piensan como ellos, profesan la misma fe y abrazan la versión más extremista, o los matan o los expulsan" Él agrega que la brutalidad encerrada en el asesinato del periodista emerge en las muchas ocasiones de asesinatos de cristianos o de otras minorías iraquíes. "Masacran a muchísimas personas- agrega el prelado- pero ninguno habla. Esta filmaciones son también un medio de propaganda, en una óptica de enfrentamiento con América".

A la lógica de la violencia y terror propugnada por el Ejército islámico, la población civil iraquí, los vértices de la Iglesia católica, los líderes de las minorías tratan de colaborar, ayudándose recíprocamente, tratan de reconstruir bajo la insignia de la armonía y de la unidad. "Entre los prófugos, los miembros de las minorías- agrega mons. Nona- hay buenas relaciones, si bien es difícil encontrarse y elaborar proyectos comunes. Cristianos, turcómanos, yazidíes están dispersos en un área geográficamente grande y es difícil contactarse. Sin embargo, por cuánto posible, se trata de colaborar". Sobre las condiciones de vida de los refugiados, el prelado explica que "agua y comida ahora no faltan", pero el problema es "el de los alojamientos: mucha gente vive en la calle, duerme en las escuelas públicas o en los canteros de las plazas. Pero dentro de pocos días deberán abandonarlas y no sabemos dónde ponerlo...este es un grave problema, faltan casas".

El arzobispo invita a combatir a los islamistas. "no sólo con las armas", sino trabajando en lo profundo de la sociedad y en los jóvenes. "Es necesario entender por qué la gente, sobre todo los jóvenes- concluye- son atraídos por esta ideología y trabajar por una verdadera reconstrucción del país", en la capital Bagdad, como en las periferias de Irak.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Ban Ki-moon: "Todos indignados" por la decapitación de Steven Sotloff
03/09/2014
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
En Mosul, la Iglesia acude para ayudar a miles de refugiados musulmanes. Mar Sako: unidos contra Daesh
03/04/2017 14:24
Qaraqosh, la primera misa en la catedral devastada por el Estado islámico
31/10/2016 10:51
Sinjar, las milicias del estado islámico masacran a los Yazidi e imponen el impuesto a los cristianos

05/08/2014