05/10/2017, 13.51
INDIA
Enviar a un amigo

Kanchan Kumari Sao: Quiero ser una empresaria de mí misma, contra los matrimonios infantiles

de Kanchan Kumari Sao

La niña fue educada en una escuela de Don Bosco en la India. La tradición familiar prevé su matrimonio después de la décima clase. El padre analfabeto quería que continuara los estudios. Kanchan quiere entrar en un negocio de sólo mujeres. También quiere crear oportunidades de trabajo para las niñas en su pueblo y evitar que se casen a una edad temprana.

Calcuta (AsiaNews) - "Mi papá siempre ha sido mi héroe. Por analfabeta, quería que sus hijos estudiaran. Y apuntaló sus pies contra la voluntad de la familia, que quería darme como esposa los 16 años”. Es la historia de Kanchan Kumari Sao, una joven india nativa de Jharkhand que creció en Calcuta, Bengala Occidental. Lo dijo a AsiaNews el p. M C George Menamparampil, responsable de las Oficinas Misioneras de la Congregación de Don Bosco, y coordinador de las acciones salesianas en situaciones de crisis y desastres naturales en todo el mundo. Kanchan es una de las muchas niñas indias salvadas y educadas por las escuelas de Don Bosco, mientras que el fenómeno de los matrimonios infantiles y forzados no disminuyen en todo el mundo.

El P. Menamparampil informa que Kanchan crece y va a la escuela. A los 16 años, su destino habría sido marcado si su padre no hubiera intervino con una opción "revolucionaria" para la tradición familiar: la niña debe estudiar. Y así, siguiendo el ejemplo del padre-héroe que es un trabajador de la construcción, Kanchan eligió la formación en ingeniería civil en la escuela profesional de Don Bosco. Hoy su objetivo es entrar en la "Nariprise", una empresa formada por sólo mujeres que trabajan por cuenta propia y arriesgan todo por su propio futuro. También quiere cambiar la mentalidad de la gente en su aldea y animarlos a reconocer el valor de la educación femenina. En seguida la historia (traducción de AsiaNews).

Cuando pasé los exámenes de la 10ª clase [aproximadamente 16 años, ndr] comenzó la guerra. Mis abuelos y tíos querían que me casara enseguida. Mi tío dijo que su hija tenía 15 años, y como era más joven que yo, tendría que casarme primero, ya que lo impone la sagrada tradición de nuestro grupo tribal. Pero mi padre apuntaló sus pies afirmando que yo debía estudiar hasta el grado 12, o por lo menos hasta los 18 años. Y aquí estoy, he pasado de los 18 años y todavía estudio - y ¡estoy tan feliz!

Mi nombre es Kanchan Kumari Sao. Estoy en el tercer año de mi licenciatura para convertirme en un ingeniero civil. Es un paso largo para una muchacha tribal adivasi, hija de un padre analfabeto, viniendo de una aldea alejada en selva de Jharkhand.

Mi papá vivía en una casa junto con cuatro hermanos y sus familias, como una "familia común" [típica en el subcontinente indio, ndr]. En ese momento no había escuelas en el pueblo. Cuando yo tenía tres años, mi padre emigró con nosotros a Calcuta. Hasta entonces sólo había trabajado en campos de arroz o en la cosecha de productos forestales. En la ciudad comenzó a trabajar como un coolie [hombre pagado por el día - ndr] en las empresas de construcción. Pero no tenía ambiciones para sí mismo. Quería que sus hijos estudiaran. Trabajó duro, ganó, aprendió y creció.

Mi madre estudió hasta el cuarto grado. Ella es la que eligió mi escuela. Las escuelas medias en idioma inglés eran demasiado caras, por lo que estudié cuatro años en una hindi. Cuando llegó el turno de mi hermano, también estudió en la misma escuela. Pero en ese momento mi madre había descubierto un programa especial.

La escuela de Don Bosco en Liluah [en el distrito de Howrah, en las afueras de Calcuta - ndr] acogia a niños de clase media. Ellos pagaban la renta. Pero por la noche cualquiera podía ir allí y asistir a clases de inglés, aunque por unas horas en comparación con una escuela normal. ¡Y todo gratis! Mi hermano asistía a las dos escuelas en hindi durante el día, la de Don Bosco en la noche. Después de cuatro años de esta manera, fue admitido a los cursos regulares en el instituto de Don Bosco. Ahora asiste a la décima clase.

Después del cuarto año, también traté de asistir a la escuela secundaria en inglés; pero desafortunadamente, sabiendo sólo el hindi, no pude seguir el ritmo de los compañeros de clase que habían comenzado el estudio de la materna. Así que volví a mi antigua escuela.

La décima clase es un pasaje importante en la India. El Comité Estatal de Educación realiza exámenes y distribuye certificados. Esto permite encontrar un empleo un poco más alto que el simplemente trabajo manual. A pesar de la disputa con el resto de la familia, la decisión fue que mi camino escolar debería continuar. La siguiente pregunta era qué debía estudiar.

Nuestro vecino era maestro de Dbseri (Don Bosco Self-Employment Research Institute, Instituto de búsqueda de Don Bosco para el autoempleo) en Mirpara. Él sugirió un curso vocacional que tenía lugar en el instituto. "¿Cuál es la utilidad para Kanchan de llegar a la 12ª clase a menos que vaya a la universidad más tarde? ¿Qué trabajo puedo encontrar con ese certificado?" Preguntaba. Hemos estudiado la lista de cursos en Dbseri. Papá siempre ha sido mi héroe. Trabajaba en la construcción. Y he decidido emprender el curso de ingeniería civil. Tal vez no podía ayudarme con la teoría, pero ciertamente lo haría en la práctica. Mamá quería que me convirtiera en costurera.

Consultamos al Hermano Mateo. Miró el nivel educativo que estaba haciendo, me preguntó qué me placía y qué no, analizó el pasado familiar y me aconsejó que hiciera ingeniería. "Hay montones de sastres ", fue su respuesta. "La industria de la construcción continuará creciendo a un ritmo acelerado mientras la economía india está en auge. Con facilidad puede convertirse en un supervisor de astilleros."

Nos contó la historia de Preety Gupta, otra migrante de Bihar, que había hecho el mismo curso después de la décima clase. Al principio encontró empleo en una empresa. Hoy tiene su propia empresa con proyectos en tres Estados, incluyendo un edificio residencial de 16 pisos. Preety lo supervisó "desde la primera colada de cemento fundido para los cimientos hasta el último panel de yeso", como ella misma afirmó.

El dado ha sido lanzado. Me inscribí en ingeniería civil – una licenciatura de tres años. ¡El hermano Matthew fue tan amable! ¡Me permitió pagar un rango inferior porque mi padre era pobre! Por desgracia, he hecho amistad con una chica equivocada en mi clase. Hacíamos travesuras y faltábamos a la escuela. Al final del primer año no pasé los exámenes. En ese momento mi padre me dijo lo que debería decidir: repetir el primer año o abandonar la escuela si el estudio era demasiado intenso para mí.

Elegí cambiar. Me aparté de los estudiantes desobedientes. Cosa aún más extraña, a medida que mis resultados mejoraban, los amigos cercanos de un tiempo se volvieron envidiosos de mi creciente éxito. Pasé el segundo intento. Nunca miré hacia atrás. Ahora en clase la mayoría de las veces estoy sola.

El Dbseri infunde confianza en nosotros mismos, además de [proveernos] habilidades de construcción. [Los estudiantes], comenzamos a advertir que podemos hacer un trabajo de calidad e incluso crear, construir y administrar una empresa de nuestra propiedad. Algunas lecciones se refieren a cómo administrar una pequeña empresa. Otras actividades co-curriculares buscan construir nuestra personalidad. Las niñas reciben el mismo respeto que los niños. Estoy muy agradecido a Don Bosco y al Hermano Mateo.

Ahora estoy en el último año. Estoy mirando el "Nariprise" de Dbseri. En hindi, "nari" significa "mujeres". La palabra Nariprise es de nuestra invención: significa "empresa de mujeres". Y es la respuesta a un problema reciente. Hace tres años, en Delhi, una chica fue brutalmente violada y finalmente murió. Después de ese episodio, algunas leyes más estrictas fueron aprobadas. Hace algún tiempo una chica graduada en esta escuela estaba trabajando con un hombre. Algo "inaceptable" ha ocurrido. Los trabajadores varones han pagado las consecuencias y la empresa ha tenido mala publicidad y problemas legales. Más tarde, todas las empresas despidieron silenciosamente a las trabajadoras. El resultado es que hoy nadie contrata mujeres.

Ha sido em mismo hermano Mateo quien ha alentado a las mujeres a entrar en esta reserva de hombres. Así que lamentaba que ellas ya no pudieran ir adelante. De repente, la idea de Nariprise vino a él. Y 12 graduados, de un total de 24, han aceptado su desafío. Se han registrado con el gobierno como seis pequeñas empresas.

El hermano [Matthew] tenía un hermano, un contratista. Le pidió que subcontratara la construcción de baños y cocinas para estas chicas. Pero el contratista temía asumir riesgos con un montón de principiantes mientras salían de la escuela, ¡y además todas chicas! Las jóvenes han puesto sus habilidades a su disposición libremente, para [la construcción] de 10 baños y cocinas [con la promesa] de que podrían seguir trabajando con ellos sólo si los graduados cumplían a satisfacción las normas. ¡Y así fue! los primeros cuartos de baño y cocinas fueron entregados de acuerdo con las tablas de la marca, y las jóvenes ganaron el contrato para el resto del edificio y luego para dos más.

Nariprise sigue siendo muy pequeña. Pronto seremos más grandes y mejores. La gente rica tiene miedo de arriesgar dinero en cosas nuevas. No tenemos dinero para invertir. Pero invertimos en nosotros mismos y arriesgamos nuestro futuro. Tenemos confianza en nuestras capacidades, trabajo duro y nuestro líder. Él nos ama. Un día también podremos alejarnos de él. Y eso es exactamente lo que espera de nosotros.

Podríamos crecer más rápido si tuviéramos algún dinero. Tenemos que invertir en la formación de los albañiles que utilizamos y las herramientas. Necesitamos más mecanización.

Tengo diferentes sueños. El primero es construir una casa para mí. En el pueblo, cinco familias vivían en una sola casa. En Calcuta estamos en alquiler. Construiré mi casa.

El segundo sueño es un corolario del primero: tener una empresa constructora propia. Al principio será pequeña, pero luego crecerá. Voy a ganar y daré trabajo a otros, especialmente a las mujeres.

También tengo un sueño para las chicas de mi pueblo. Me negué a casarme a los 15 años. Sin embargo, mi tío ha casado su hija - más joven que yo - antes de los 18 años. Las chicas de mi pueblo, y de otros lugares, no tienen que casarse tan jóvenes.

Me gusta visitar mi pueblo. El bosque es hermoso, no como Calcuta, una ciudad llena de gente y desordenada; Me gusta quedarme con primos y tíos; la comida es deliciosa. Pero la gente es muy pobre. Sólo pueden hacer trabajos manuales en los campos. ¡Y las niñas se ven obligadas a casarse tan temprano en la vida!

Ahora en la aldea han construido una escuela, pero tiene niveles pobres de educación. La mayoría de los niños, especialmente las mujeres, no van a la escuela. Los padres tienen miedo de dos cosas si consienten en la educación de las niñas. La primera es que cuando están lejos de casa pueden ser violadas e incluso asesinadas. La segunda es que podrían casarse con tipos inadecuados. Pero la solución no es impedir que las mujeres reciban educación.

Un día quiero influenciar a mi gente para que entienda que los niños y las niñas deben tener las mismas oportunidades de estudio y estudiar mientras quieran. Ese día sentiré que he realizado mis sueños.

 

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Samkuru Vani: de esposa-niña a mujer libre gracias a los salesianos: ‘ángeles de misericordia’
02/10/2017 17:19
Salesiano indio: El "Parlamento de los Niños" para evitar el fenómeno de las novias precoces
11/10/2016 13:22
Niñas-novias son salvadas en las escuelas Don Bosco en India
08/03/2016 19:03
Coordinador de Don Bosco en la India: Entre los estudiantes de nuestras 400 escuelas estuvo también el ex presidente de la Lok Sabha
11/03/2016 13:15
Activistas paquistaníes: La ley contra los matrimonios infantiles debe ser aprobada
27/05/2019 14:29