23/06/2016, 16.06
ARMENIA-VATICANO
Enviar a un amigo

Papa Francisco en Armenia, peregrino en la tierra de los mártires cristianos

de Pierre Balanian

Esta visita reviste, ante todo, el significado de compartir con el “primer” pueblo cristiano de la historia, marcado por el genocidio. Tiene también un valor ecuménico, de fraternidad con la Iglesia apostólica armenia. Y una profecía para la paz en el Cáucaso, tierra de cruce entre Europa y Asia. De una armenio de la diáspora.

París (AsiaNews)- La visita del Papa Francisco a Armenia, que se inicia el viernes 24 de junio, es la visita, según las mismas palabras del pontífice, de un “peregrino en esta tierra oriental: Armenia, la primera entre las naciones que recibió el Evangelio de Jesús”. El viaje durará hasta el domingo 26 de junio y es muy esperado por la población, después del que efctuara Juan Pablo II en el año 2001.

El diario armenio Noyan Daban escribió que el Papa Francisco “supo tocar el alma de este antiguo pueblo”. Y lo hizo recordando el “´primer genocidio de siglo XX, el de 1915, o sea “una de las tres grandes tragedias del siglo pasado junto a la “Shoah”. Estas palabras fueron pronunciadas en ocasión del centenario de la masacre, que fue reciordado con una misa solemne, con la participación de los Patriarcas armenios, en la Basílica de San Pedro.

Como acto de extremo simbolismo, la santa Sede había elegido no el 24 de abril como fecha de conmemoración efectiva del Genocidio armenio, sino el 12 de abril: el día efectivo, según el viejo calendario, en el cual tuvo inicio la solución final del pueblo armenio, con la ráfaga de arrestos que Estambul hiciera de los intelectuales armenios.

La Santa Sede fue entonces el primer Estado en el mundo en celebrar el centenario del Genocidio, precediendo incluso a la misma Armenia: un gesto altamente apreciado por los más de diez millones de armenios, descendientes de los sobrevivientes, esparcidos por todo el mundo, y que ha tocado profundamente los corazones. Y esto hizo olvidar los largos silencios del Vaticano sobre este argumento espinoso, que siempre fue negado por Turquía, aliada del mundo occidental. Un silencio de Occidente que los armenios siempre han considerado como un acto tácito de complicidad en el silencio.

Las palabras tienen un sentido y un poder: aunque parece inútil que el pontífice recuerde nuevamente este reconocimiento, la gente se lo espera y desea que esta memoria se repita en tierra armenia. La ocasión es la visita que Francisco realizará el sábado por la mañana al Monumento a las víctimas del Genocidio en Dzizenagapert, donde pronunciará una oración y plantará un árbol en el jardín de los Justos. Aquí reposan personas que han socorrido y asistido a las víctimas del exterminio.

“No tengo dudas de que el pontífice utilizará nuevamente el término Genocidio”, dice el p. Louis Nammo, Rector del Pontificio Armenio de Roma, si bien Ankara advirtió al santo Padre que no repitiera esa palabra. Algunos analistas turcos, en cambio, consideran que el pontífice usará, “quizás”, -como hizo el presidente Obama- el término “Medz Yeghern”, o sea “Gran Mal”.

Prescindiendo de estas dudas, la visita -inicialmente planificada para septiembre y luego adelantada al mes de junio, tras estallar la guerra de 4 días en Nagorno Karabakh- contiene mensajes de paz de gran importancia.

Nadie ignora, de hecho, que el reinicio del conflicto entre Nagorno Karabakh y Azerbaiyán podría llevar al mundo entero rumbo a una tercera guerra mundial, en vista de los acuerdos de defensa recíproca vigentes entre Rusia y Armenia por una parte, y Turquía (con la NATO) y Azerbaiyán, por otra. La noticia de la presencia de combatientes de Daesh en Azerbaiyán (llegados de Siria, Irak y Turquía) preocupa a la Santa Sede y a las cancillerías de medio mundo.

A partir de esta preocupación surgió la idea de un lanzamiento, por parte del pontífice, de dos palomas en dirección al monte Ararat. Esto sucederá en el curso de la visita al monasterio de Khor Virab, donde estuvo preso -en el año 301- el evangelizador de Armenia, San Gregorio el Iluminador y que se encuentra a pocos centenares de metros de la frontera con Turquía.

La Biblia recuerda que la primera paloma lanzada desde aquí fue la de Noé, cuyo arca se había anclado sobre el Ararat luego de la destrucción de la humanidad con el diluvio. Del hecho de recordar el peligro para la humanidad, y a fin de subrayar la paz necesaria sobre las fronteras, nace, quizás, la decisión de lanzar no una, sino dos palomas.

El Papa desea mucho la apertura de las fronteras cerradas entre Turquía y Armenia: él mismo ya lo había dicho en el vuelo que lo llevara a Turquía en el año 2014. Pero durante aquella visita encontró una acogida fría y cerrada sobre la cuestión de los refugiados sirios.

Francisco quiso recordar a todos que “Armenia es el primer Estado cristiano del mundo”, habiendo adoptado el cristianismo como religión de Estado once años antes de que el emperador Constantino garantizase la libertad religiosa. De Hecho, Armenia es el único país en el mundo constituido en un 98% por cristianos, en un momento tan delicado en el cual Oriente sufre una hemorragia de  cristianos perseguidos por grupos yihadistas islámicos y de otro tipo.

Haber decidido dedicar un viaje a Armenia, separándolo de las dos visitas al Cáucaso (Georgia y Azerbaiyán) que se realizarán en septiembre, tiende además a subrayar la especial importancia que el Vaticano dedica a Armenia y a su rol en la región.

La importancia ecuménica de unión de los cristianos es aquella mayormente expresada por la Santa Sede refiriéndose a la Iglesia apostólica armenia de Etchmiadzin donde el pontífice será recibido por el Catholicos y por los patriarcas armenios y donde, otro símbolo de extrema unidad, él ha querido fijar un encuentro con los obispos armenios católicos: no en la Eparquía armenia católica, sino en Elchmiadzin, el “Vaticano” de la Iglesia apostólica armenia.

La visita de Francisco en este polvorín del Cáucaso -región de extrema importancia estratégica-, un lugar que ´podría convertirse en un oasis de paz y que desde siempre ha sido el cruce entre Asia y Europa- es importantísima. Las oraciones dirigidas al Señor son que las dos palomas vuelvan al lugar desde donde fueron lanzadas con un ramo de olivo, por el bien y la paz de toda la humanidad.

 

   

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
El Papa va a Georgia y a Azerbaiyán, segunda etapa del viaje al Cáucaso
11/07/2016 15:46
El Papa en el Monumento conmemorativo del genocidio armenio: flores y oraciones por las víctimas
25/06/2016 10:46
La visita de Francisco y la misión confiada al pueblo armenio
27/06/2016 13:29
Mons. Barsamian: La Iglesia armenia, siempre cerca de su pueblo
25/10/2018 19:39
El Papa en Armenia pide al Catholicos bendecir “nuestra andadura hacia la unidad plena”
26/06/2016 11:59