11/12/2013, 00.00
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: no tengamos miedo al juicio final, pues el abrazo de Jesús, no nos faltará jamás

Dios "no envió a su Hijo para condenar, sino para salvar" y "el que cree en Él no es condenado, pero el que no cree ya ha sido condenado" y en este sentido "el juicio ya ha comenzado". Nuevo llamado contra el hambre en el mundo. América, tierra de acogida, "la tierra capaz de respetar la vida humana en todas sus fases".

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) - No tengamos miedo del juicio final de Dios, cuando serán separados los buenos de lo malos, porque el abrazo de Jesús no nos faltara nunca, porque podemos confiar en la intercesión y de la benevolencia de los santos y por qué Dios "no envió a su Hijo para condenar, sino para salvar" y "el que cree en Él no es condenado, pero el que no cree ya ha sido condenado" y en este sentido "el juicio ya ha comenzado".

El Papa Francisco habló del "Juicio Final", la última catequesis, dijo, sobre el Credo a las 40 mil personas presentes en la plaza de San Pedro, donde ya se ha levantado el árbol de Navidad, entre los que, como de costumbre, estuvo por más de 40 minutos en un coche descubierto, bendiciendo, abrazando y besando a decenas de niños y aceptar el "cambio" de solideo que le ofrece algunos de los fieles.

La audiencia general también fue una oportunidad para que el Papa renovara su llamado a la campaña de Caritas Internationalis "una sola familia, comida para todos" a la que dedicó su video-mensaje. Francisco volvió a evocar "el escándalo de los millones de personas que padecen hambre", invitando a "todas las personas, las comunidades, las familias y las instituciones" para actuar, uniéndose a "esta ola de solidaridad".

"Creo en la vida eterna", fue, por lo tanto, la frase del Credo de la que ha hablado el Papa, al centrarse en el juicio final. "Pero - dijo de inmediato - no tengamos miedo". "Cuando pensamos en el regreso de Cristo y el juicio final, que revelará hasta sus últimas consecuencias lo que cada uno haya hecho o dejado de hacer durante su vida terrena, percibimos que estamos ante un misterio que se cierne sobre nosotros, que ni siquiera podemos imaginar. Un misterio que despierta casi instintivamente en nosotros un sentimiento de temor, y quizás incluso de terror. Sin embargo, si pensamos con cuidado acerca de este hecho, sólo puede agrandar el corazón de un cristiano y ser una gran razón de consuelo y confianza".

En primer lugar, porque la revelación cristiana termina, en el Apocalipsis, con "el abrazo de Jesús, que es la plenitud de la vida, la plenitud del amor. Así que ¡abracen a Jesús! Si pensamos en el juicio desde este punto de vista, cada miedo y duda vienen menos y dejan más espacio a la esperanza y a una profunda alegría: será el momento en el cual seremos juzgados finalmente prontos para ser revestidos con la gloria de Cristo, como con un vestido de bodas, y se llevará a cabo el banquete, una imagen de la comunión plena y definitiva con Dios".

"Una segunda razón para la confianza es ofrecido por la constatación de que, en el momento del juicio, no seremos dejados solos. Es Jesús mismo, en el Evangelio de Mateo, quien ha preanunciado como, al final de los tiempos, lo que más tarde se llevará a cabo en su gloria, para juzgar con Él, todo el mundo". "Es bueno saber que en ese momento, así como en Cristo, nuestro Paráclito, nuestro Abogado ante el Padre, podemos contar con la intercesión y benevolencia de tantos hermanos y hermanas nuestros que nos han precedido en el camino de la fe, que han ofrecido su vida por nosotros y que ¡continúan amando en forma indecible! Los santos ya viven a la vista de Dios, en el esplendor de su gloria, orando por nosotros que aún vivimos en la tierra. ¡Cuánto consuelo provoca en nuestros corazones esa certeza! La Iglesia es realmente una madre y como una mamá, busca el bien de sus hijos, especialmente los más alejados y angustiados, hasta encontrar su plenitud en el cuerpo glorioso de Cristo con todos sus miembros".

"Otra sugerencia se nos ofrece en el Evangelio de Juan, donde se afirma explícitamente que "Dios no envió a su Hijo al mundo para condenarlo, sino para que el mundo sea salvo por Él. El que cree en Él no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el Hijo unigénito de Dios" (Jn 3:17-18). Esto significa que el juicio "definitivo" ya está en marcha, comienza ahora, en el curso de nuestra existencia. Dicho juicio se pronuncia en cada momento de la vida, como se refleja en nuestra aceptación de la fe de la salvación presente y operante en Cristo, o de nuestra falta de fe, con el consiguiente cierre en nosotros mismos".

"¡Pero si nos encerramos - en nosotros mismos - del amor de Jesús, nos condenamos a nosotros mismos! ¡Somos condenados de nosotros mismos! La salvación es abrirse a Jesús y Él nos salva Si somos pecadores - ¡todos, todos lo somos! - pedimos perdón y andamos con el deseo de ser buenos, el Señor nos perdona. Pero para ello debemos abrirnos, abrirnos al amor de Jesús, que es más fuerte que todas las otras cosas. ¡El amor de Jesús es grande! ¡El amor de Jesús es misericordioso! ¡El amor de Jesús perdona! Pero tú tienes que abrirte y abrirse significa arrepentirse, lamentarse de las cosas que no siendo buenas hemos hecho".

"El Señor Jesús se ha dado y sigue entregándose a nosotros, para colmarnos de toda la misericordia. Somos nosotros quienes podemos llegar a ser, en cierto sentido los jueces de nosotros mismos, auto-condenándonos nos excluimos de la comunión con Dios y con los demás. No nos cansemos, por lo tanto, de velar por nuestros pensamientos y nuestras actitudes, para pregustar un anticipo de la calidez y la belleza del rostro de Dios. ¡Y eso va a ser hermoso! De aquel Dios que en la vida eterna contemplaremos en toda su plenitud". "¡Adelante! Adelante, pensando en este juicio que comienza ahora. Ha comenzado... Adelante, haciendo que nuestro corazón esté abierto a Jesús, a su salvación. Adelante, sin miedo, porque el amor de Jesús es muy grande y si pedimos perdón de nuestros pecados, ¡Él nos perdona! ¡Así es Jesús! Adelante con esta certeza, que nos llevará a la gloria del cielo".

Papa Francesco, por último, señaló que mañana se celebra la fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe, Patrona de toda América. "Por esta ocasión - dijo - Quiero saludar a todos los hermanos y hermanas en el continente".

"La aparición de la imagen de la Virgen en la tilma (manto) de Juan Diego era un signo profético de un abrazo, el abrazo de María a todos los habitantes de las vastas tierras de América, a los que ya estaban allí y los que vendrían. Este abrazo de María mostró el camino que siempre ha caracterizado el conjunto de América, una tierra donde diferentes personas pueden vivir juntas, una tierra capaz de respetar la vida humana en todas sus etapas, desde el nacimiento hasta la vejez, capaz de acoger a los migrantes, así como los pobres y marginados de todos los tiempos. Una tierra generosa".

 

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: Dios “ablande un poco el corazón” de quien condena todo aquello que está “fuera de la Ley”
02/05/2017 13:54
Papa: El hombre nos es dueño del tiempo, que pertenece a Dios
26/11/2013
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
​Obispo de Bangalore: En Navidad compartamos la alegría de Dios con aquellos que nos hacen el mal
23/12/2015
Forbes: China ocupa el segundo puesto en el ranking de multimillonarios y las mujeres asiáticas prevalecen entre las “autónomas”
21/03/2017 10:18