14/06/2016, 15.11
PAKISTAN
Enviar a un amigo

Obispo de Faisalabad: A través del Sagrado Corazón de Jesús, el amor de Dios llenará el mundo

de mons. Joseph Arshad

Mons. Joseph Arshad comparte un mensaje en ocasión de la solemnidad celebrada el 3 de junio. “Nuestra tarea es hacer lo mejor a nuestro alcance para dar a conocer el Sagrado Corazón de Jesús”. La llamada bíblica de Jesús a la humanidad pecadora debe inspirar al hombre, que afronta una crisis sobre el significado de la vida, los desafíos de las necesidades actuales y la necesidad de defender la dignidad de todo ser humano.  

Faisalabad (AsiaNews) – La solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús “subraya el amor apasionado de Dios por su pueblo, y que este amor está dirigido a cada persona, a través del Sagrado Corazón de su Hijo”. Es lo que dice a AsiaNews Mons. Joseph Arshad, obispo de  Faisalabad, al compartir un mensaje por la festividad celebrada el 3 de junio pasado, coincidiendo con el Jubileo de los sacerdotes.

Él afirma que “a través del Sagrado Corazón de Jesús, el amor de Dios llenará el mundo, por eso es nuestro deber hacer lo mejor a nuestro alcance para darlo a conocer”. A continuación, el texto del mensaje (traducción a cargo de AsiaNews).

 

Queridos hermanos y hermanas en Cristo:

La Iglesia universal celebra la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús con gran devoción litúrgica y entusiasmo.  En muchas partes del mundo, los fieles rezan sin descanso y rinden honor y  devoción al Sagrado Corazón de Jesús.  Una de las cosas más importantes subrayadas por el Sagrado Corazón de Jesús es el amor apasionado de Dios por su pueblo, y que este amor es dirigido a cada persona a través del Sagrado Corazón de Jesús. Después de todo, el amor, por su misma naturaleza, fluye hacia el exterior hasta llenar cada cosa: el pensamiento del Sagrado Corazón debe convencernos de que el amor de Dios está destinado a llenar el mundo, y, por lo tanto, es nuestro deber hacer lo mejor a nuestro alcance para darlo a conocer.

Desde el punto de vista histórico, en el calendario religioso de la Iglesia católica, el mes de junio está dedicado al Sagrado Corazón de Jesús, y el primer viernes del mes se observa el día de la fiesta del Sagrado Corazón. Este año, la fiesta fue celebrada el 3 de junio. Desde el punto de vista formal, la adoración al Sagrado Corazón fue reconocida en el siglo XVII, con las apariciones de Jesucristo a Santa Margarita María Alacoque, una simple hermana de la Orden de la Visitación de Paray-le-Monial, en Francia.

En tanto la Iglesia ingresa en el mes de junio durante este año jubilar de la Misericordia, la devoción de la Divina Misericordia de Santa Faustina es, por cierto, un gran paso en esta dirección.  Y también lo ha sido la iniciativa de las 24 horas para el Señor, durante la cual cada parroquia ha organizado una vigilia de oración frente al Santísimo Sacramento expuesto, dando la posibilidad de un encuentro silencioso entre el corazón de Cristo y el corazón del hombre.  

El mensaje del Sagrado Corazón subraya la inmensidad del amor y de la compasión de Dios por todas las personas. Esta compasión reverbera la llamada bíblica de Jesús a la humanidad pecadora y herida, para que se vuelva a él para obtener misericordia, sanación y alivio. Es este amor el que debe inspirar hoy a la humanidad, si se quiere hacer frente a las crisis sobre el significado de la vida, a los desafíos de las más disímiles necesidades, y, sobre todo, para afrontar el deber de defender la dignidad de cada ser humano. La humanidad es un bien, y es inmensamente amada por Dios, y Dios, generosamente, ofrece su misericordia a todos. Y no sólo eso: Dios está tratando de mostrar a la humanidad un camino mejor. Junto a la realidad de una humanidad decadente y pecadora, está la realidad de la compasión y de la misericordia fraterna. La humanidad fue creada para cosas mejores que el pesimismo, la exclusión y la rigidez. En función del grado en que la humanidad esté dispuesta a escuchar y vivir este mensaje liberador de misericordia, habrá paz en el corazón del individuo, y paz en el mundo.  

El corazón es el centro de una persona, el lugar desde el cual él o ella llevan a cabo elecciones que condicionan el mundo alrededor suyo y dentro de sí mismos.  La devoción al Corazón de Jesús nos recuerda que es en su Sagrada Humanidad que encontramos el modelo para volvernos seres humanos en su sentido más pleno. En su encarnación, vía de salvación, muerte y resurrección, nosotros recibimos tanto el modelo como los medios para volvernos como Él. La fiesta del Sagrado Corazón nos recuerda que tenemos la tarea de difundir el amor de Dios. Transcurramos este mes de ayuno rezando al Sagrado Corazón de Jesús, elevando nuestra nación y el mundo entero, a Aquél en quien hemos puesto toda nuestra confianza. Él no nos desilusionará, Su Corazón aún late de Misericordia y Amor por nosotros y por el mundo entero. ¡Pueda Dios bendecirnos a todos abundantemente!

 

(Colaboró en esta nota Shafique Khokhar)

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: Dios “ablande un poco el corazón” de quien condena todo aquello que está “fuera de la Ley”
02/05/2017 13:54
​Obispo de Bangalore: En Navidad compartamos la alegría de Dios con aquellos que nos hacen el mal
23/12/2015
Papa: El hombre nos es dueño del tiempo, que pertenece a Dios
26/11/2013
Mons. Arshad: en Cuaresma, abracemos nuestras cruces cotidianas
28/03/2017 14:33
El Papa a los misioneros del Sagrado Corazón: El ‘buen vino’ y la misión hacia los jóvenes
16/09/2017 15:24