04/09/2015, 00.00
SIRIA
Enviar a un amigo

Para Gregorio III Laham en Medio Oriente se necesita la paz -y no políticas de acogida- para dar un futuro a los jóvenes

El Patriarca melquita recordó que para evitar tragedias como la del pequeño Aylan se necesita detener las guerras en la región. No se necesitan políticas de acogida, sino de paz y convivencia. Confirma a los jóvenes cristianos la cercanía de la Iglesia en el país y en el extranjero. Pequeños proyectos de créditos para ayudar a las familias a reconstruir sus vidas.

Damasco (AsiaNews) - "Todo el mundo vio las imágenes del niño kurdo sirio", murió en las playas de la ciudad turca de Bodrum, y "en este sentido quiero hacer un llamamiento: para evitar estas tragedias el punto es hacer la paz, garantizar la salvación y el futuro del Oriente Medio". Es un sentido y lúcido llamamiento que el Patriarca melquita Gregorio III Laham hace a través de AsiaNews, mientras el mundo ve ahora con dolor y conmoción la foto del pequeño Aylan, símbolo de este terrible conflicto que ha ensangrentado el país durante cuatro años. A los gobiernos occidentales y de Europa, continúa: "Yo les digo que el enfoque no debe ser dar la bienvenida y acomodar a los refugiados, sino detener el conflicto desde sus raíces. Todo el mundo debe participar, desde Occidente hasta los países árabes, desde Rusia hasta los Estados Unidos. Esto es lo que esperamos, la paz... no palabras sobre los emigrantes y discursos de bienvenida. Nunca más la guerra".

En estos días el Patriarca melquita de origen sirio envió una carta a los jóvenes cristianos, pidiéndoles detener el "tsunami" de la emigración que amenaza con vaciar el país de la presencia cristiana. Una ola de emigración que implica tanto a Siria como al Líbano y a Irak y que la guerra y la violencia de los movimientos yihadistas - incluyendo el Estado Islámico -han  ayudado a acelerar.

De acuerdo con la información más reciente, desde el 2011, al menos 450.000 de los 1,7 millones de sirios cristianos han huido de sus lugares de origen. Ahora viven en el extranjero o se consideran refugiados internos en su propio país. En el vecino Irak, la población se ha reducido de un millón a menos de 300.000 en la última década, y sigue cayendo.

El Patriarca melquita dijo a AsiaNews que había escrito una carta para decir a los jóvenes sirios "que estamos interesados ​​en ellos, que estamos interesados ​​en su fe, su vida, su educación, sus tradiciones y su futuro". "Queremos que permanezcan - añade - y cuidar de ellos, pero al mismo tiempo queremos estar cerca de ellos, incluso si deciden irse. Y fundar nuevas parroquias en lugares de la diáspora, donde estos jóvenes encuentren refugio".

Gregorio III Laham habla del "dolor espiritual y el sufrimiento" de las generaciones más jóvenes, el futuro de la Iglesia, porque "una Iglesia sin juventud no está viva". Aclara que "no queremos prohibir que se vayan, sino que les decimos que tengan paciencia y confianza, y que si parten que nosotros estaremos cerca".

Los terroristas destruyen cada brote de la sociedad civil, comenzando por la escuela y las instituciones educativas. "Sólo aquí, en Siria - confirma el Patriarca - se destruyeron al menos 20.000 escuelas. Y sin educación, estos niños cuya infancia ha sido negada serán los futuros terroristas, los nuevos miembros de Daesh [acrónimo árabe para el Estado islámico]... Este es el mayor drama". Por lo tanto el reto para nosotros, los cristianos, advierte, es "continuar estando presentes en la región, a pesar de que el cristianismo es un objetivo, para continuar el trabajo de diálogo con los musulmanes. Sin cristianos no habría un verdadero shock de civilizaciones".

Para garantizar la vida y el futuro de la comunidad, la Iglesia siria ha tomado medidas para apoyar a las pequeñas iniciativas con la modalidad de microcréditos. Están disponibles cerca de 50.000 dólares, que se dividen en pequeñas cantidades, apoyando proyectos específicos. "La fabricación de velas, preparar comida en casa, construir un horno para la producción de pan - dijo el Patriarca melquita - son algunas de las diversas propuestas. Y luego queremos ayudar a las familias que regresan a los pueblos, alguna vez destruidos y ahora en paz, dándoles al menos una habitación para empezar a vivir de nuevo, reanudar gradualmente la ruta que ha sido interrumpida".

Desde marzo de 2011, fecha del inicio de los enfrentamientos entre el gobierno de Assad y una multiforme coalición de opositores, 240,381 personas han muerto. El 9 de junio la cuenta había llegado a 230.618. Los niños que perdieron la vida son 11.964, mientras que los civiles llegan a 71,781. Un tercio de las víctimas fueron soldados que lucharon por Assad, o sea 88,616 unidades: de estos, 50.570 eran soldados regulares y el resto combatientes aliados. Los desplazados, según cifras de la ONU, son cerca de 10 millones. Al menos 4 millones han optado por los países vecinos - Turquía, Líbano, Jordania e Irak - mientras que otros 150.000 han solicitado asilo en la Unión Europea. Los otros 6,5 millones son desplazados internos, personas que han tenido que abandonar todo, pero han optado por permanecer en el país. (DS)

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
Desde Siria a Irak, nuevos horrores (y decapitaciones) de las milicias del Estado Islámico
29/08/2014
Cristianos sirios, las primeras víctimas de la guerra interna de las milicias islamistas anti-Assad
10/09/2014
Patriarca Sako: El futuro de los cristianos iraquíes está en Irak
26/06/2018 16:58