03/03/2022, 10.00
UCRANIA-RUSIA
Enviar a un amigo

Invasión en Ucrania: el Donbass olvidado

de Vladimir Rozanskij

Fue el punto de tensión entre Kiev y Moscú antes del ataque ruso. Desde la anexión rusa de Crimea en 2014, Ucrania aprendió a sentirse como una nación realmente unida. El ejército ucraniano barrió con las milicias descontroladas que azotaban el Donbass. Para el Kremlin no será fácil conseguir la victoria.

Moscú (AsiaNews) - La guerra hace estragos en toda Ucrania, las tropas rusas asaltan las grandes ciudades y se dirigen a Kiev, para finalmente aplastar la capital ucraniana con toda la cúpula dirigente atrincherada, empezando por el presidente Volodymyr Zelensky. A estas alturas a nadie le importa el destino del Donbass, que hace apenas una semana parecía ser el verdadero punto crítico de enfrentamiento entre rusos y ucranianos. Ahora, se desvela lo que realmente es: una zona periférica utilizada por los rusos como pretexto para justificar la guerra y la invasión de todo el país.

La región del Donbass tiene cierto valor simbólico, porque se remonta a la época de la liberación de Rusia del yugo tártaro en 1380, cuando el príncipe de Moscú consiguió la primera victoria sobre los invasores asiáticos en la batalla de Kulikovo, cerca del río Don. Por eso el príncipe Dmitry se llamaba "Donskoj", y toda la región del Don ha seguido siendo un lugar sagrado, emblema del valor y la identidad de la Santa Rusia que se levanta como nación para salvar al mundo entero.

No es de extrañar que una idea tan mística fundamente la ofensiva rusa en la tierra del enfrentamiento decisivo entre Oriente y Occidente, desde la época medieval hasta nuestros días. Sin embargo, parecía que se trataba de una "operación defensiva" centrada en el Donbass, una región atormentada por ocho años de "guerra híbrida"; se esperaba que el zar Putin "el Terrible" se contentaría con asociar las repúblicas de Lugansk y Donetsk con la anexionada Crimea. Algo similar ocurrió hace 14 años con las repúblicas filo-rusas de Georgia, Abjasia y Osetia del Norte.

En Meduza, la activista humanitaria Varvara Pakhomenko recorrió los hechos de los últimos años en la zona de la desembocadura del Don, por donde también fluye el afluente del Donets, que da nombre a una de las dos repúblicas separatistas. Durante ocho años, la guerra híbrida alternó momentos de gran tensión con períodos de relativa calma. En febrero de este año todo parecía bastante estable, hasta que Putin lanzó la campaña de "desnazificación y desmilitarización" de la región y de toda Ucrania -como la denomina oficialmente el Kremlin-, que prohíbe a la prensa hablar de "guerra" o "invasión".

El reconocimiento ruso de la independencia de Donetsk y Lugansk el 24 de febrero, que coincidió con el inicio de la ofensiva de Moscú, dejó bastante perplejos a todos los habitantes de la zona: ¿a qué fronteras se referían la proclamación de Putin y la Duma? Desde hace años, las dos regiones son objeto de una disputa entre las autoridades locales y ucranianas, que se acusan mutuamente de ser "ocupantes". Era evidente que la incertidumbre respecto a las fronteras terminaría expandiendo la acción militar, pero lo cierto es que nadie, ni siquiera en el Donbass, se esperaba una invasión total.

Parkhomenko afirma haber colaborado con el ejército ucraniano en los últimos años en nombre de varias organizaciones humanitarias con experiencia en derecho internacional humanitario y en la defensa de la población pacífica. "He visto cómo ha cambiado este ejército, se ha vuelto mucho más profesional y motivado, y no creo que los rusos lleguen fácilmente a la victoria", explica Varvara, "todo el ejército ucraniano ha pasado por el Donbass más de una vez".

Desde 2017, los distintos batallones de voluntarios se integran a las fuerzas armadas oficiales de Ucrania. Además,  se ha diseñado un sistema de coordinación muy sofisticado para prepararse para lo peor. Detuvieron a los combatientes que llevaron a cabo acciones espontáneas y fuera de control en el Donbass en los últimos años y que ahora deberán comparecer en los tribunales.  Todo indica que es poco probable que los  rusos consigan controlar el territorio.

En estos ocho años, Ucrania aprendió a sentirse como una nación verdaderamente unida, algo que no había sido posible en sus ocho siglos de historia, ni siquiera en los 20 años posteriores al colapso de la Unión Soviética. Donbass es una región muy urbanizada y avanzada. Aunque prevalecen los sentimientos prorrusos, no puede darse por descontado que cederá al abrazo de la Madre Rusia, como sucedió con Crimea. Aunque los acontecimientos de la guerra culminen favoreciendo a Moscú, la vida de los ucranianos no estará en sus manos.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
La histeria bélica tiene un alto costo para Moscú y Kiev
03/02/2022 11:07
La oración del Papa Francisco por Ucrania
26/01/2022 11:03
El flagelo de la división avanza entre los peregrinos ortodoxos del Donbass
18/03/2019 10:23
Ucrania, referéndum para anexionar las zonas ocupadas: la medida de Putin ‘desconcierta’ a Beijing
21/09/2022 14:01
Kiev quiere destruir el puente de Putin en Crimea
21/06/2022 11:44


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”