27/04/2017, 13.17
COREA - EE.UU. - CHINA
Enviar a un amigo

Estados Unidos despliega el THAAD. Trump se retracta por los mensajes de guerra contra Pyongyang

La inteligencia de Estados Unidos: "ejercer presión sobre Corea del Norte con sanciones económicas y diplomáticas." Almirante Harry Harris: "que Kim Jong-un recupere el uso de la razón". Las tropas estadounidenses en Corea del Sur están empezando a desplegar el controvertido sistema antimisiles. Los enfrentamientos entre los residentes y la policía: 10 heridos. La ira de Beijing y las represalias económicas contra el Sur.

 

Seúl (AsiaNews / Agencias) - El gobierno de Trump anunció ayer a los miembros del Congreso la intención de aplicar presiones económicas y diplomáticas sobre Corea del Norte para desmantelar su programa de armas nucleares. La sesión extraordinaria privada en la Casa Blanca ha servido para bajar el tono de algunas de las acciones militares de Estados Unidos en respuesta a los programas nucleares de Pyongyang.

Después de semanas de amenazas militares, la declaración conjunta de los jefes de los organismos de inteligencia de los Estados Unidos afirma que el enfoque Trump "tiene como objetivo presionar a Corea del Norte a fin de desmantelar su programa nuclear, misilistico y de proliferación militar, agudizando las sanciones económicas y la búsqueda de medidas diplomáticas con nuestros aliados y socios regionales". El comunicado no menciona opciones militares específicas, aunque reitera que los EE.UU. están listos para defenderse a sí mismos y sus aliados.

El Almirante Harry Harris, jefe del Comando del Pacífico, dijo ayer que Estados Unidos quiere que el líder norcoreano Kim Jong-un "recupere el uso de la razón". Harris dio la bienvenida a los recientes esfuerzos de Beijing para tratar de reducir las tensiones entre Pyongyang y Washington, y sugirió que la solución no militar es el objetivo preferido.

Unas horas antes, las tropas de Estados Unidos en Corea del Sur comenzaron a desplegar un polémico sistema de defensa antimisil, el THAAD, lo cual ha enfurecido a China. Washington y Seúl dicen que su instalación, que fue acordada el año pasado, está destinada a proteger de las amenazas de misiles nucleares del Norte. El THAAD (Terminal High Altitude Area Defence) está diseñado para interceptar y destruir misiles balísticos de mediano y largo alcance y está equipado con un potente radar. Beijing teme que éste también sea utilizado para espiar a China, y aduce que esto socava el equilibrio de la seguridad regional.

El despliegue de algunas partes del sistema se llevó a cabo ayer, mientras que en Corea del Norte se realizan los mayores ejercicios militares, organizados en el aniversario de la fundación de su ejército. Ayer por la mañana, las imágenes de televisión de los medios de comunicación del Sur mostraron varios camiones con algunos componentes del THAAD en un campo de golf en el condado sureño de Seongju. Cientos de residentes, preocupados por el potencial impacto medioambiental del sistema de defensa antimisiles, han expresado su ira. Activistas informan que ha habido enfrentamientos con la policía que han dejado más de 10 heridos.

La aparente rapidez de los Estados Unidos para desplegar el THAAD se debe tanto a las amenazas de Pyongyang, como también a las incertidumbres relacionadas con las elecciones presidenciales del 9 de mayo en Seúl. Varios candidatos expresaron su oposición al THAAD. Washington está presionando a algunos de ellos, incluso al favorito Luna Jae-en del Partido demócrata. "Esta jugada ha cerrado cualquier espacio posible para consideraciones políticas por parte del próximo gobierno y esto resulta muy inconveniente", declaró Park Kwang-a, portavoz del candidato.

Beijing ha condenado la medida de los Estados Unidos y Corea del Sur. Geng Shuang, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores dijo que el despliegue del THAAD "trastorna gravemente los intereses estratégicos de la seguridad de China". "No ayuda de ninguna manera para lograr la desnuclearización de la península y la paz y la estabilidad regionales", dijo Shuang, añadiendo que China "tomará las medidas necesarias para proteger sus propios intereses".

Beijing ha impuesto una serie de represalias económicas contra el Sur, incluida la prohibición de viajes en grupo. El grupo de ventas minoristas Lotte, que anteriormente era el dueño del campo de golf en el que se instala el THAAD, ha sido puesto en la mira y 85 de sus 99 tiendas en China han sido cerradas. La Hyundai Motor, el mayor fabricante de automóviles de Corea del Sur, dijo ayer que las ventas chinas bajaron un 44% el mes pasado.

La Iglesia católica desde hace tiempo ha expresado su oposición al Thaad. Los obispos han expresado reiteradamente su preocupación de que la península pueda convertirse en "el centro de una nueva guerra fría" si el gobierno de Seúl, en colaboración con los Estados Unidos, lleva a cabo el proyecto. Le piden al Sur  detener el sistema de misiles y a Pyongyang el desguace de los proyectos de enriquecimiento nuclear. Además, los obispos señalan que "la competencia" en la escalada militar "comporta un gran peligro para la humanidad", y crea "sufrimientos económicos entre los pobres”.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Encuentro Xi-Trump: la promesa de un mayor diálogo y una visita a China
08/04/2017 12:26
Seúl y Beijing reanudan relaciones 'normales'
31/10/2017 11:53
Pyongyang lanza 4 misiles hacia Japón
06/03/2017 10:25
Donald Trump se abre al encuentro con Kim Jong-un
18/05/2016 11:15
Estados Unidos: usar la opción militar contra Pyongyang, "si debemos hacerlo". Moon: No a la escalada
06/07/2017 11:20